domingo, 10 de enero de 2016

"Muy machos" (artículo de Laura Morillo sobre la homofobia en el fútbol)

Laura Morillo, alumna de 4ºE , escribió un artículo de respuesta a esta columna de opinión publicada en El País que nos permite reflexionar sobre la homofobia en el fútbol:

Muy machos
Tengo que admitir que antes de este texto no había pensado en este tema. Había pensado en la homofobia y el racismo en el fútbol, y en como debe sentirse una persona de otro color antes los insultos, porque debe de ser muy duro si no tienes tanta personalidad como Dani Alves. Pero no me he parado a pensar hasta qué punto deben de sentirse coartados los homosexuales en el mundo del fútbol, o aumentando el rango; en el mundo del deporte.
A partir de este texto, pensé un poco en el tema, y en el último partido del Sevilla me paré a escuchar cuantas veces oía ''maricón'' como insulto hacia los jugadores. También he de decir que el Sevilla jugó muy bien y no se oyeron muchas quejas, pero aún así, cada vez que alguno perdía en un cuerpo a cuerpo o no saltaba lo suficiente o mostraba no tener lo que hay que tener, alguien hacía alarde de su inteligencia usando ''maricón'' cuando lo que quería decir en realidad era ''débil''.
Aunque en un estadio en el que prima el hombre medio español de entre 35 y 60 años, no sé qué esperaba. Porque, vamos ¿cuántos de tus tíos son homófobos? Yo tengo uno. ¿Y cuántos de tus tíos se sienten extrañados al ver a dos personas del mismo sexo besándose? De los míos, 5. Por no hablar de mi abuela. Que sí, que hay de todo, que quizás vuestra familia es tan genialmente moderna como mi otra familia y no se han quedado anclados en cuando para casarte tenías que pedir la mano a los padres, pero hay una enorme cantidad de personas atascados en un mundo pasado donde besarse en el cine era motivo para echarte de la sala.
Y siendo sincera, y centrándome en el fútbol, el deporte que adoro, si yo fuera un futbolista mi homosexualidad sería un tema que no me gustaría que saliera a luz, porque por más que para mi sea de lo más normal, y ni siquiera considere que en ese caso tuviera que salir a decirlo públicamente, ¿qué respuesta voy a esperar de personas que se pegan por ser de equipos diferentes? ¿de un mundo que consiente que el Madrid se gaste 85 millones en un nuevo fichaje?
Claro que quedan temas sin solventar. Aunque quien de verdad se crea que lo están es porque lo único que le preocupa es precisamente el fútbol, que les toque la primitiva, quitar las noticias, mirar para otro lado, en concreto, hacia su ombligo, hacia su comodidad absoluta tanto física como mental. Porque pensar que todos los problemas están resueltos, tiene el mismo efecto a la mente, del que tiene la barriga cervecera al físico.
Laura Morillo Alcázar. 4ºE 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada