lunes, 9 de noviembre de 2015

Recuerdos en blanco y rojo (Inma Molino)



Todo empezó el año que nací, 2000, en plena temporada 1999/2000, cuando mi equipo acababa de ascender a Primera División... pero pronto volvió a caer en el hoyo. 

Mi papá me regaló un banderín del Sevilla, que aún conservo colgado en mi habitación desde entonces: 15 años llevo con ese pequeño banderín, que representa todo mi sevillismo. 

Desde tan pequeña no era consciente de los partidos ganados, perdidos, empatados: estaba sumergida en mi infancia de “barbies” y de “nenucos”, pero recuerdo cuando mi padre me llevaba a la ciudad deportiva del Sevilla a ver el Sevilla Atlético, iba yo muy dispuesta con mi bufanda atada a la muñeca, y mis coletitas en la cabeza.

El Arrebato saca nuevo tema, (el mejor para mi gusto) en el año 2005, por el centenario del Sevilla, un 14 de octubre. Nada más y nada menos que un siglo:100 años de historia.

Entonces llega mi primer recuerdo sevillista: éramos campeones de la UEFA 2006, en Eindnoven (Holanda), contra Middlesbrough por 4-0, con goles de Luis Fabiano, Maresca por partida doble y el grandísimo Frederick Kanouté, goleada espectacular. 

Recuerdo cómo junto a mi hermano pequeño de 3 añitos, vi el autobús y la copa por la Avda. Luis Montoto. Mi padre nos compró a cada uno una bandera del Sevilla, que muy orgullosos nos la atamos al cuello como si fuera una capa, y gritamos, y gritamos hasta quedar afónicos. Fue la noche, junto a la de Reyes, que nos acostamos más tarde. Fue simplemente espectacular.

Pocos meses después, en agosto, jugamos la Supercopa de Europa contra el líder, el Fútbol Club Barcelona, increíblemente mi Sevilla derrotó al Barça de Ronaldinho, Deco, Xavi, Messi, Et’o, Puyol, Iniesta.. con 3 goles un gol por cortesía de Renato. Después,, Don Frederick Kanouté, pase de cabeza del duende de los palacios, Jesús Navas, Don Frederic Kanouté la peina, y gol. Para terminar,; penalti de Puyol sobre Puerta, que lanza Maresca para poner el 3-0; y en el descuento gol de Barça, pero ya era muy tarde.

UEFA 2007, Glasgow (Escocia). Partido intenso, contra el Espanyol, 1-1 en el partido, gol de Adriado, y empataría después el Espanyol. Llega la prórroga, gol de Kanouté, y vuelve a empatar el rival. 120 minutos de partido, que acabarían en un punto a 11 metros exactos de la portería. Ronda de penaltis, mi equipo gana entonces por 4-3. Un título más.

Copa del Rey, celebrada en el Santiago Bernabeu (Madrid), contra el Getafe. Quizás uno de los partidos más simples que recuerdo, 50.000 sevillistas se desplazaron hasta la capital española, para que sólo 35.000 pudieran entrar. Un simple 1-0, gracias, cómo no, a nuestro querido Kanouté: ¿el mejor futbolista de la historia del Sevilla? 

Un título más.
Supercopa de España, un gol de Luis Fabiano en la ida, hat-trick de Kanouté, y un doblete de Renato, en la vuelta, nos daban la primera Supercopa de España en la historia del Sevilla.
25 de agosto de 2007, Sevilla, Estadio Ramón Sánchez Pizjuán, Sevilla FC- Getafe, hacia el minuto 25 de partido, Antonio Puerta desvanece en medio del campo, es llevado al hospital Virgen del Rocío.
28 de agosto de 2007, Sevilla, Hospital Virgen del Rocío, tras varias paradas cardiacas, Antonio Puerta, muere.
El sevillismo y el club, e incluso los béticos, eternos rivales, se unen en un solo llanto, Sevilla se hunde, un grande se va, Dios sabe dónde, a un sitio que quizás sea mejor, a jugar con los ángeles del cielo. Eterno 16, siempre con nosotros, siempre en nuestro corazón. 

Y termina este intenso año 2007.

Copa del Rey 2010, Camp Nou (Barcelona). Sevilla FC - At. Madrid, 2-0. Diego Capel, Jesús Navas.

Un título más.

Y tras estos glorioso años, hubo una grande sequía de 4 temporadas, en la que el Sevilla decayó a la novena plaza durando dos años consecutivos.
Entonces llegan los dos grande títulos más recientes, que recuerdo. De nuevo dos UEFAS consecutivas.

UEFA 2014. Como costumbre, yo veía los partidos en el bar del Eduardo, aquí en mi barrio. No faltaba partido que no viéramos con Alberto Y Álvaro Gago, con Raquel y Pablo Dueñas, con Teresa, Ana y Cristina Daza, y sus respectivos padres. No fallaban.

Cabe destacar, cómo no, la derrota del eterno rival en el euroderbi, ganamos penaltis, pero ganamos, es lo importante, y, aunque sea poco deportivo, pudimos reírnos de ellos durante unas semanas. 

Estadio Mestalla (Valencia). El Sevilla lleva una ventaja de 2-0, goles de M’Bia y Bacca, el Valencia consigue remontar, 2-3, durante 30 minutos el Valencia estaba en Turín, y yo en el bar de Eduardo, mordiéndome desesperadamente las uñas. Pero en el minuto 93, un saque de banda que bota Coke, la peina Fazio, y remata de cabeza M’Bia, metía a mi Sevilla en la final de Turín.

Turín (Italia). Sevilla FC - Benfica. 0-0. Partido intenso, que de nuevo volvió a quedar a los mismos 11 metros que en Glasgow 7 años antes. Un 4-2 para el Sevilla, les daba la tercera UEFA, tricampeones de Europa.

UEFA 2015. Esta vez, mi padre y mi hermano me abandonaron sacándose el abono. Gracias a Dios, los partidos en casa, los echaban el cuatro, y yo sóla me hacía mis palomitas y me ponía como una loca cada vez que metíamos un tanto. 
Varsovia (Polonia). Dnipro - Sevilla FC. El Dnipro se nos adelanta con un gol, que con goles de Krychowiak y Bacca remontaría el Sevilla, pero antes del descanso, empataría de nuevo Dnipro. Hacia el minuto 65, Bacca se quedaba sólo delante del portero, y nos hacía ser de nuevo campeones, y hacer historia, por ser el único equipo tetracampeón de Europa.

Recuerdo cómo grité, cómo lloré, cómo salté. Puerta Jerez era simplemente apoteósico, impresionante cómo se vestía de rojiblanco. La llegada de mi equipo, de nuevo, al día siguiente, allí estaba yo, en puerta Jerez, con mi bandera atada al cuello como si fuera una capa, y mi bufanda tada a la muñeca, como siempre. Vi el autobús, y corrí hasta plaza Nueva para ver a mis jugadores en el ayuntamiento, 1 hora y 30 minutos de espera, a pleno sol sevillano, 40ºC, pero no importaba, no importaban los empujones, pisotones, desmallos, sólo importaba cantar, no paré ni para coger aire, y entonces salieron, no mucho más afónicos que yo, los jugadores, y la 4º copa de UEFA. Entonces, cuando terminó, me despedí de todos, y corrí hasta la Campana, para coger la línea 32, y llegar al Pizjuán, hasta el autobús botaba, juro que un poco más y lo volcamos. Me bajé al lado del Corte-Inglés y corrí hasta el RSP, donde tendría que haber entrado por la puerta 16, pero estaba cerrada, di vueltas y vueltas al campo corriendo, que no cabía más gente, decían, pero entonces vi mi salvación, mi puerta (nunca mejor dicho) a la gloria. La puerta 12, y pude colarme. Y allí estaba sola, sentada en las escaleras, en la grada alta, la visitante.

Pero me daba igual, no hacía falta nadie más para seguir cantando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada